Fortalecer sus huesos también optimizará la salud de cuerpo y de su mente*

Las consecuencias de tener una baja densidad ósea y huesos frágiles pueden afectar su estilo de vida, arrebatarle su independencia e incluso provocar problemas cognitivos. Y aunque lo más recomendable es comenzar a fortalecer los huesos cuando es joven, nunca es demasiado tarde para darle al cuerpo los nutrientes que necesita para reforzar la salud ósea.

 
  • Su necesidad de reforzar la salud ósea incrementa con el paso del tiempo, ya que los factores ambientales y los relacionados con la edad reducen la capacidad de su cuerpo para utilizar los nutrientes que necesita para desarrollar y mantener huesos fuertes y sanos.
  • El Apoyo para los Huesos proporciona el equilibrio perfecto de nutrientes para reforzar la salud ósea, que incluyen citrato de estroncio, sílice, quelatos de manganeso y boro que lo ayudarán a desarrollar y mantener huesos fuertes y densos. *
  • Nuestra fórmula contiene Living Silica™, una fuente patentada y biológicamente activa de monometilsilanotriol (MMST) que promueve la regeneración de hueso nuevo y la producción de colágeno, además ayuda a mantener el grosor y elasticidad de los huesos. *

Se estima que 34 millones de personas en los Estados Unidos tienen una mala densidad mineral ósea, lo que incrementa el riesgo de fracturas y el desarrollo de huesos frágiles.

Las mujeres en etapa posmenopáusica tienen mayor riesgo, ya que el 84 % tienen huesos frágiles o están a punto de desarrollar este problema de salud.

Además, tener huesos frágiles puede incrementar su riesgo de caídas y fracturas, sobre todo de fractura de cadera. Y sufrir una fractura de cadera a una edad avanzada podría tener consecuencias graves, incluso potencialmente mortales.

La pérdida de densidad ósea puede afectar su calidad de vida de una forma inimaginable, incluso si tiene la suerte de sobrevivir a una fractura por fragilidad ósea, su capacidad para disfrutar de la vida al máximo y mantener su independencia podría pender de un hilo.

¿Qué tan alto es su riesgo de sufrir algún problema relacionado con la salud ósea? Si responde “sí” a cualquiera de estas preguntas, entonces podría tener mayor riesgo:

  • ¿Es mujer y tiene más de 50 años?
  • ¿lguna vez se ha roto un hueso después de un pequeño golpe o caída?
  • ¿Alguna vez le han diagnosticado a usted o a alguien en su familia, un problema óseo?
  • ¿Evita o limita su exposición a la luz solar, utiliza protector solar de forma regular o se cubre la piel cuando está al aire libre?
  • ¿Le cuesta trabajo hacer al menos 30 minutos de entrenamiento de resistencia de impacto alto a moderado durante varias veces a la semana (no cuenta salir a caminar, hacer ejercicio aeróbico o entrenamiento de resistencia de bajo impacto)?
  • ¿Consume más de tres porciones de alcohol al día?
Pareja de personas mayores en sus bicicletas

Importancia de la salud ósea

Si respondió “sí” a más de una de estas preguntas, le recomendaría tomar cartas en el asunto desde ahora.

Claro que a nadie le gusta tener que preocuparse por los problemas relacionados con la salud ósea y los riesgos que representan, pero en la actualidad las personas viven más tiempo, por esa razón debe tomar las medidas necesarias desde ahora para lograr tener una vida plena e independiente en el futuro.

Y para lograrlo necesita fortalecer sus huesos, no solo para que pueda mantenerse activo por más tiempo, sino para protegerse de las caídas, fracturas, complicaciones graves y muerte prematura.

Además, su corazón, pulmones y cerebro también dependen de huesos fuertes para evitar lesiones. Los huesos almacenan minerales importantes de los que su cuerpo puede beneficiarse durante toda su vida.

Y de hecho, las investigaciones más recientes sugieren que mantener una buena salud ósea podría ayudarlo a evitar los problemas cognitivos que se desarrollan con la edad. En un estudio que incluyó a 987 hombres y mujeres, a diferencia de aquellos con huesos más fuertes, los participantes con la menor puntuación de masa ósea tuvieron más del doble de probabilidad de desarrollar deterioro cognitivo.

No cometa el error de pensar que los problemas relacionados con la salud ósea solo afectan a las personas de edad avanzada. Las primeras tres décadas de vida son el momento perfecto para fortalecer sus huesos, para lograrlo debe darle a su cuerpo los nutrientes adecuados y el ejercicio necesario para desarrollar y mantener huesos sanos a lo largo de su vida.

Pero incluso si ya no es tan joven, nunca es demasiado tarde para darle al cuerpo el refuerzo que necesita para tener huesos densos y fuertes. *

Con base en las investigaciones más recientes y lo último en conocimiento, me complace decirle que reforzar su salud ósea es más fácil de lo que pensaba. *

¿Qué es el proceso de remodelación ósea?

 
    Imagen de los osteoblastos y osteoclastos  

Los huesos se someten a un proceso de “remodelación” natural que se conoce como osteogénesis para renovar el hueso, reparar el microdaño y mantener la fuerza.

Este proceso sucede una vez al año, y como resultado se regenera alrededor del 5 al 10% de todo su esqueleto.

El proceso de remodelación involucra dos tipos de células:

  1. Osteoclastos: células que degradan el hueso viejo o dañado para dejar espacio para hueso nuevo, un proceso llamado reabsorción
  2. Osteoblastos: células que construyen sus huesos y promueven la formación y mineralización ósea para el proceso de remodelación

Para tener huesos sanos debe haber mayor formación o absorción ósea que lo que se conoce como resorción ósea, el proceso que daña los huesos.

En el proceso de remodelación ósea, los osteoclastos y los osteoblastos trabajan de forma sinérgica durante toda su vida, ya que ayudan a desarrollar el esqueleto desde muy temprana edad hasta mantener la fuerza ósea durante su edad adulta.

Su etapa de “crecimiento óseo” va desde que nace hasta los 30 años y debido a que la base para tener huesos fuertes comienza desde temprana edad, es muy importante empezar a darle a sus huesos el cuidado que necesitan lo antes posible.

Si sus huesos no reciben el cuidado adecuado, que incluye los nutrientes adecuados, pueden debilitarse de forma temprana.

Y este deterioro suele pasar desapercibido porque no es algo que pueda sentirse, al menos no al principio. Por esa razón, le pérdida ósea también se conoce como el “ladrón silencioso”.

La edad y las hormonas afectan su salud ósea

A pesar de que la pérdida ósea forma parte del proceso de envejecimiento, algunas personas pierden densidad ósea mucho más rápido que otras y esto puede incrementar el riesgo de fracturas.

La tasa de remodelación ósea también incrementa con la edad, lo que se relaciona con menores niveles hormonales y otros cambios endocrinos, y un desequilibrio en el proceso de remodelación ósea, es decir, cuando la reabsorción supera la formación, reduce la fuerza y la densidad ósea.

La testosterona, la hormona del crecimiento, el factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1), el cortisol, la hormona paratiroidea, la leptina e incluso las hormonas intestinales y pancreáticas influyen en la remodelación y metabolismo óseo.

Sin embargo, el estrógeno es el principal regulador endocrino de la remodelación ósea tanto en mujeres como en hombres.

Tener un menor nivel de estrógeno en la menopausia incrementa la actividad de los osteoclastos, o degradación de los huesos. Y si tiene niveles bajos de estrógeno, los huesos se degradan más rápido de lo que se pueden reconstruir, lo que provoca huesos porosos y débiles.

Al iniciar la menopausia, la pérdida ósea normal se acelera durante unos cinco a siete años antes de volver a un ritmo un poco más lento, pero los hombres no experimentan esto, y durante esos años, una mujer puede perder hasta el 35 % de su densidad ósea.

Cuando los huesos pierden su masa y densidad, también pueden perder su capacidad para soportar un estrés menor, como una caída o un golpe, por lo que tienen mayor riesgo de romperse o fracturarse.

Por otro lado, tener una mayor densidad mineral ósea se relaciona con un menor riesgo de fracturas por fragilidad y una mejor calidad de vida en general.

Pero ¿cuál es el papel del ejercicio en todo esto? ¿Mantenerse en movimiento y activo podría ayudar a fortalecer los huesos?

Los investigadores descubrieron que el entrenamiento de resistencia de intensidad alta a moderad puede ayudar a mejorar o mantener la masa y la densidad ósea. Por desgracia, caminar, otros ejercicios y entrenamiento de bajo impacto no parecen ser suficientes.

Mujer comiendo

Su alimentación influye en su salud ósea

Muchas personas tienen huesos débiles y ni siquiera lo saben, pero un reciente estudio en animales podría ayudar a explicar el por qué.

En comparación con el grupo de control que consumió una dieta estándar para ratas, en las ratas jóvenes que recibieron el equivalente a una dieta humana ultraprocesada con grasas dañinas, azúcar y sodas, los investigadores descubrieron algunos cambios alarmantes en su salud ósea.

Escanearon los huesos de las ratas del estudio para examinar propiedades como el número de huesos, así como la longitud, el volumen, el grosor y el desarrollo de los mismos y sus hallazgos incluyeron:

  • Una alteración grave en el desarrollo esquelético, lo que provoca longitud ósea más corta en el cuerpo y las piernas.
  • Un mayor riesgo de fractura como resultado de un mal desarrollo óseo.
  • Una dramática disminución de la densidad mineral ósea.
  • Cartílago anormal en la placa de crecimiento ósea.
  • Atrofia ósea, como se ve en el bajo conteo y el grosor de los huesos.

Las dietas a base de comida chatarra procesada, en especial aquellas ricas en aceites de semillas vegetales, no son un problema exclusivo de las ratas del estudio, ya que la Southampton Women's Survey analizó datos de 1107 niños con el objetivo de saber cómo los factores alimenticios y de estilo de vida afectaban la salud ósea.

Los investigadores compararon la densidad mineral ósea y el contenido mineral óseo de los niños al nacer, a los 4 y 6 años con la cantidad de supermercados, tiendas especializadas en productos saludables y establecimientos de comida rápida en su vecindario.

Un mayor número de establecimientos de comida rápida en el vecindario se relacionó con una menor densidad mineral ósea y contenido mineral óseo en el grupo de recién nacidos. Las tiendas especializadas en productos saludables que venden frutas y vegetales frescos en el vecindario, se relacionaron con una mayor densidad mineral ósea en los grupos de 4 y 6 años.

Refuerce su salud ósea con ayuda de los nutrientes correctos*

 
    Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro  

El hueso siempre se ha considerado un órgano pasivo, pero hallazgos recientes demuestran que el hueso en realidad es un tejido vivo, un órgano endocrino que influye en el metabolismo y la cognición, al regular la osteocalcina (OC), una proteína que producen los osteoblastos.

La buena noticia es que puede reforzar su salud ósea con ayuda de ciertos nutrientes que puede obtener de su alimentación y suplementos nutricionales.

Se necesita un suministro adecuado de vitaminas y minerales para promover la remodelación ósea, estos nutrientes incluyen manganeso, boro, silicio (o sílice), estroncio, calcio, magnesio, así como las vitaminas D3 y K2.

Cada porción de nuestro Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro proporciona un suministro diario de citrato de estroncio, quelatos de boro y manganeso y sílice de Living Silica™ monometilsilanotriol (MMST), todos los nutrientes necesarios para mantener huesos sanos. *

Estos nutrientes trabajan de forma sinérgica para proporcionarle a sus huesos sanos la nutrición que tanto necesitan. *

Echémosle un vistazo más de cerca a cada uno de los nutrientes que contiene nuestro suplemento de Apoyo para los Huesos

Citrato de estroncio: el ingrediente secreto para la para tener huesos más fuertes y densos*

El estroncio es un mineral natural que se encuentra en el agua de mar, el suelo, el agua y su cuerpo: alrededor del 99 % del estroncio en su cuerpo se concentra en sus huesos.

La principal fuente alimenticia de estroncio son los alimentos de origen marino, pero también se puede encontrar en pequeñas cantidades en la leche entera, el salvado de trigo, la carne, las aves de corral y los tubérculos.

Cuando se trata de sus huesos, esto es lo que hace al estroncio tan especial…

Es el único mineral conocido que cumple una doble función: estimular las células necesarias para apoyar la formación de huesos nuevos y, al mismo tiempo, promover una actividad equilibrada contra las células que destruyen los huesos.

Al realizar ambas funciones al mismo tiempo, el estroncio promueve la masa, la densidad y la fuerza de los huesos. *

Algunos estudios sugieren que algunas mujeres no absorben el estroncio como deberían, por lo que necesitan recurrir a un suplemento.

Un estudio reciente en mujeres en etapa postmenopáusica encontró que, a diferencia del placebo, aquellas que tomaron una combinación de citrato de estroncio, melatonina, vitamina K2 y vitamina D3 incrementaron en 4.3 % su densidad ósea en la columna lumbar. Mientras que la densidad ósea en el cuello femoral incrementó en 2.2 %.*

El Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro proporciona 500 mg de estroncio de citrato de estroncio.

Aquí algo importante que debe saber sobre el estroncio: como metal del mismo grupo que el calcio, el estroncio es mucho más pesado y puede competir con el calcio para entrar en la matriz ósea.

y debido a que tanto el calcio como el estroncio son de vital importancia para la salud ósea, le recomiendo tomar Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro al menos dos horas antes o después de consumir fuentes de calcio o tomar un suplemento de calcio, ya que tomar estroncio y calcio en diferentes momentos, optimiza los beneficios de cada uno.

Mujer mayor haciendo pesas

Beneficios de la sílice para la salud ósea

La sílice ayuda a desarrollar y mantener huesos fuertes y densos, sobre todo con el paso de los años, ya que promueve la regeneración de hueso nuevo y ayuda a mantener el grosor y la elasticidad de los huesos. *

¿Qué es la sílice o dióxido de silicio, como a veces se le llama?

El sílice, que es uno de los 97 componentes naturales que se utilizan para formar minerales, aparece en la tabla periódica como el símbolo Si y el número atómico 14 y en su cuerpo, el sílice es el tercer oligoelemento más abundante.

De los 18 alimentos con mayor contenido de sílice, 11 son productos que se derivan de los granos. Los granos como el trigo, la cebada, la avena y el arroz integral contienen sílice, un componente natural del colágeno. Sin embargo, la forma de sílice que contienen los alimentos suele ser una forma insoluble o que no se puede absorber fácilmente en el tracto gastrointestinal.

Debido a que las dietas sin gluten y bajas en carbohidratos limitan muchas de las mejores fuentes alimenticias de sílice, si lleva una dieta que restringe estos alimentos es posible que no obtenga la cantidad de sílice que necesita. Una dieta sin gluten proporciona casi 30 % menos sílice que la dieta americana promedio.

Además, la edad también afecta la cantidad de sílice que puede absorber y utilizar. Para que la sílice de los alimentos pueda absorberse, primero debe convertirse en una forma que se llama ácido ortosilícico o AOS y para hacerlo se requiere de una gran cantidad de ácido estomacal, pero con la edad, incrementa el pH gástrico y disminuye la producción de ácido estomacal, y una menor producción de ácido estomacal altera la capacidad para convertir la sílice en la forma que su cuerpo puede absorber y utilizar.

Los estudios en humanos demuestran que incrementar sus niveles de sílice se relaciona con una mayor densidad mineral ósea, volumen óseo y densidad de la masa ósea. *

Los 3 mg de sílice en nuestro Apoyo para los Huesos no provienen de cualquier tipo de sílice, sino de Living Silica™ monometilsilanotriol (MMST), una forma de sílice patentada y desarrollada por médicos que se ha utilizado durante mucho tiempo en todo el mundo, en especial en Europa.

El MMST se metaboliza en OSA biológicamente activa, la forma de sílice que su cuerpo puede utilizar con mayor facilidad. Además, cuenta con una tasa de absorción del 64 % o de dos a cuatro veces más que las principales fuentes suplementarias de sílice, el MMST de Living Silica™ proporciona un tipo de sílice que su cuerpo puede absorber y utilizar de una forma muy sencilla. *

Silica Chart

Boro: un oligoelemento que refuerza la salud ósea y cognitiva

El boro es un oligoelemento que se encuentra principalmente en los huesos y los dientes. Puede obtenerse de alimentos como ciruelas pasas, pasas, chabacanos deshidratados y aguacates. Ayuda a promover una función ósea saludable al reducir la excreción de calcio, magnesio y fósforo. *

En un estudio en 12 mujeres entre las edades de 48 y 82 años, 3 mg de boro suplementario redujeron de forma notable la excreción de calcio y magnesio por la orina, sobre todo cuando se consumía poco magnesio. *

Los investigadores no están seguros sobre la forma exacta en la que actúa el boro en sus huesos, pero parece mejorar la actividad en sus fibroblastos que influyen en el recambio de la matriz ósea, lo que promueve cambios en la composición, estructura y fuerza. *

El boro podría influir la síntesis de ciertas vitaminas y hormonas, incluyendo la vitamina D, además parece estabilizar y prolongar la vida de la vitamina D, lo que podría explicar al menos algunas de sus valiosas propiedades que promueven la salud ósea.

Otro beneficio interesante del boro podría ser el papel que desempeña en la función cerebral y la cognición. Al compararse con un consumo elevado de boro, consumir menos boro de la dieta resultó en una menor puntuación de cognición, que abarcó atención, percepción y la habilidad de recordar nombres y números.

Se estima que la mitad de las personas que viven en los Estados Unidos consumen menos de 1 mg de boro al día. Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro proporciona 3 mg de boro del quelato de aminoácidos de boro.

Por qué podría tener deficiencia de manganeso, el mineral que promueve el desarrollo óseo

El manganeso es otro oligoelemento esencial que actúa como cofactor de muchas enzimas y es necesario para la formación de huesos. *

Para una salud ósea óptima, su cuerpo requiere una cantidad pequeña pero equilibrada de manganeso. Por lo general, su cuerpo contiene alrededor de 10 a 20 mg de manganeso, de los cuales del 25 al 40 % se encuentra en sus huesos.

Y debido a que es difícil evaluar con precisión los niveles de manganeso, no forma parte de los análisis de rutina de los médicos. Sin embargo, los estudios demuestran que los niveles de manganeso son menores en las mujeres en etapa menopaúsica que en mujeres en etapa premenopáusica.

Otros estudios en animales demuestran que la deficiencia de manganeso puede afectar la formación ósea y reducir la densidad mineral ósea, mientras que la suplementación con manganeso promovió tanto la densidad mineral ósea como la formación ósea en los animales de estudio. *

Su cuerpo no puede producir el manganeso que necesita, por lo que debe obtenerlo de los alimentos, pero hay un problema…

Los cultivos que suelen tener un alto contenido de manganeso, como los vegetales de hoja, los granos, la soya, el café y el té, suelen rociarse con el herbicida glifosato para controlar las malas hierbas. Las estimaciones más recientes demuestran que el 33 % de los campos de trigo en los Estados Unidos se rocían con glifosato.

Y los expertos agrícolas descubrieron que el glifosato evita que las plantas absorban de manera efectiva micronutrientes como manganeso, calcio y magnesio. El glifosato se quela con el manganeso y produce una deficiencia mineral que hace que las hojas se pongan amarillas.

De hecho, un experimento de invernadero descubrió que aplicar glifosato reduce la concentración de manganeso, calcio y magnesio en las hojas verdes jóvenes.

Entonces, debido a que el suministro alimenticio de manganeso carece cada vez más de manganeso debido al uso generalizado (y creciente) de glifosato, muchas más personas desarrollarán una deficiencia de este mineral, si es que aún no lo han hecho.

No es fácil evitar el glifosato, pero algunas formas de hacerlo es alejarse de todos los alimentos procesados y solo elegir productos orgánicos, que se cultiven de forma local.

Para llevar su salud ósea a otro nivel, combine nuestro Apoyo para los Huesos con calcio, magnesio, vitamina D y K

 
    Calcio con Vitaminas D3 y K2 y Treonato de Magnesio  

Entonces, para reforzar su salud ósea aún más le recomiendo combinar nuestro Calcio con Vitaminas D3 y K2 y Treonato de Magnesio y Apoyo para los Huesos.

Aquí un resumen de la forma en que cada uno de estos nutrientes contribuye con la salud ósea:

El calcio ayuda a que sus huesos se vuelvan densos o duros y fuertes, cuando se agotan las reservas de calcio, sus huesos comienzan a carecer este mineral, lo que puede reducir la masa ósea y degradar los huesos. *

La vitamina D3 protege sus huesos, ya que ayuda a su cuerpo a absorber el calcio y fortalece los músculos para ayudar a evitar caídas. Con la edad, tener niveles bajos de vitamina D3 puede incrementar su riesgo de fractura ósea.

La vitamina K2 trabaja de manera sinérgica con el calcio, el magnesio y la vitamina D para desarrollar y mantener huesos fuertes y sanos. Además, se asegura de que el calcio termine en el lugar correcto: en los huesos y no en las arterias. *

El magnesio trabaja junto con el calcio, las vitaminas K2 y D3, y ayuda a absorber el calcio de forma efectiva. Los niveles bajos de magnesio se relacionan con una menor densidad ósea. *

Y aunque el calcio y la vitamina D son esenciales para la salud ósea, los estudios demuestran que no pueden hacer todo el trabajo solos, así que obtener calcio y vitamina D solo reduce un poco el riesgo de fracturas.

Es importante considerar que con la edad:

  • Su piel produce menos vitamina D en respuesta a la luz solar.
  • El pH en su yeyuno o la porción media de su intestino delgado, comienza a bajar, lo que dificulta la absorción de calcio.
  • Disminuye su capacidad para producir proteínas que se activan con la vitamina K2 y que regulan el calcio.
  • Disminuye la absorción de calcio.
  • El uso frecuente de ciertos medicamentos puede causar deficiencia de calcio.

Para tener huesos sanos y fuertes, necesita recibir todos estos nutrientes esenciales, no solo dos o tres. Por eso recomiendo tomar Calcio con Vitaminas D3 y K2 y Treonato de Magnesio y Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro.

Para optimizar los beneficios de cada nutriente, lo ideal es tomar Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro antes de acostarse y Calcio con Vitaminas D3 y K2 con su primera comida del día.

Llegó el momento de actuar para mantener sus huesos fuertes, densos y sanos*

 
    Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro  

Como se lo mencioné en repetidas ocasiones, su necesidad de un refuerzo óseo incrementa con la edad. Y los factores ambientales y los relacionados con la edad reducen la capacidad de su cuerpo para utilizar los nutrientes que necesita para desarrollar y mantener huesos fuertes y sanos.

Llegó el momento de hacer algo al respecto y tomar las medidas necesarias para desarrollar y mantener una masa y densidad óseas sanas, algo que puede lograr con ayuda de nuestro Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro. *

Nuestro Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro y Calcio con Vitaminas D3 y K2 son una excelente herramienta para reforzar su salud ósea y obtener los nutrientes esenciales que tanto necesitan para desarrollar y mantener huesos fuertes, densos y sanos, ¡así que no espere más y ordene hoy mismo su suministro!

¡LOS MÁS VENDIDOS!
Oferta por Tiempo Limitado
¡OFERTA DE 1 DÍA!
Hide Offer
  SOLO
1DÍA
% de descuento + envío gratis**
en un Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro 90 días
La oferta expira el 4 de noviembre, 2021. Hasta agotar existencias.
 
Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro
Suministro para 30 Días | 60 Cápsulas por Botella Suministro para 90 Días | 60 Cápsulas por Botella
(3 Botellas)
Elija su Tamaño:
Tan sólo $0.47 al día
PVS: $56.25
Su Precio: $41.97
Ahorros: $14.28 (25%)
Ordene Ahora
Tan sólo $0.50 al día
PVS: $18.75
Su Precio: $14.97
Ahorros: $3.78 (20%)
Ordene Ahora
 
Money-Back Guarantee Seal

Nuestros productos están sujetos a una garantía de devolución de dinero. Si no está satisfecho con la compra de este producto, consulte los detalles a continuación sobre nuestra política de devolución para obtener un reembolso completo

Ver los detalles de nuestra política de devolución

ORDENES POR TELEFONO

Dentro de Estados Unidos: 877-985-2730 | Internacional : 239-599-9502
LUN - VIE (8am - 9pm EST) | SAB - DOM (9am - 6pm EST)

FAQ
  1. 1. ¿Cuál es la mejor hora para tomar Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro?

    Un estudio reciente con mujeres en etapa posmenopáusica sugiere que si desea beneficios óptimos el mejor momento para tomar Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro es por la noche antes de acostarse.

    Además, le recomiendo tomar Apoyo para los Huesos horas antes o después de haber tomado alguna fuente o suplemento de calcio. Para obtener mejores resultados, tome Apoyo para los Huesos por la noche antes de acostarse y Calcio con Vitaminas D3 y K2 con la primera comida por la mañana.

  2. 2. El Generador de Colágeno de Sílice también contiene sílice MMST de Living Silica™. ¿Puedo tomarlo junto con Apoyo para los Huesos con Estroncio y Boro?

    El Generador de Colágeno de Sílice proporciona 10 mg de sílice MMST, mientras que Apoyo para los Huesos proporciona 3 mg. Puede tomar ambos productos: Apoyo para los Huesos para reforzar su salud ósea y Generador de Colágeno de Sílice para darle a su cabello, piel y uñas un aspecto saludable y juvenil, así como para fortalecer los tejidos conectivos de todo su cuerpo. *


Al utilizar sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies, Política de Privacidad actualizada y Términos de Servicios.